AGRUPACIÓN DE TELESPECTADORES y RADIOYENTES

 

 

 

 

Resumen del IV INFORME ATR-VILLANUEVA. 5 diciembre 2006

 

Las televisiones públicas, las que más respetan el Acuerdo.

 

 

Televisión violenta, jóvenes violentos

En el segundo aniversario de la firma del “Acuerdo para el Fomento de la Autorregulación sobre contenidos televisivos e infancia” entre el Gobierno y las principales televisiones, el cuarto Informe de la Agrupación de Telespectadores y Radioyentes y el Centro Universitario Villanueva recuerda que la violencia televisiva genera violencia real.

 

El Informe ha sido elaborado gracias al trabajo de campo de la Red de Seguimiento de ATR (Agrupación de Telespectadores y Radioyentes), que ha visionado y grabado íntegramente la programación emitida por los dos canales de TVE, Antena 3, Cuatro, La Sexta, Tele 5 y Telemadrid, entre las 17:00 y las 20:00 h. de lunes a viernes, desde el 16 de octubre al 10 de noviembre. Para realizar este trabajo se han apoyado en fichas de seguimiento, donde han registrado las incidencias e incumplimientos del Acuerdo. Este material ha sido analizado y valorado por un equipo de profesores de varias universidades españolas.

 

El informe valora positivamente el compromiso voluntariamente adquirido ante la sociedad por parte de las cadenas firmantes: que en ese horario la programación no sólo esté libre de contenidos perjudiciales sino que tenga un marcado contenido formativo, de modo que los padres puedan contar con la televisión como un agente de socialización fiable durante esa franja horaria.

 

Para los autores del informe resulta particularmente llamativa la falta de atención a la web www.tvinfancia.es y reclaman a las televisiones la difusión mediante campañas televisivas de los contenidos del Código, tal y como se pactó hace dos años. Hasta ahora ninguna de las televisiones ha promocionado el Código de autorregulación en ninguno de los programas visionados.

 

El informe valora positivamente la actitud de las televisiones públicas (TVE y Telemadrid) en comparación con las televisiones privadas y resalta en particular a las nuevas televisiones privadas (La Sexta y Cuatro), que destacan por el mayor número de incumplimientos.

 

Siguen teniendo actualidad las consideraciones ya denunciadas por la OCTA en su informe de marzo de 2005 y por ATR en sus informes anteriores donde se afirmaba que determinados programas incumplen el Código de Autorregulación como “consecuencia directa de los fundamentos mismos de su formato: magazines sensacionalistas, muy agresivos en el tratamiento de la vida privada de las personas”.

 

 

 

Las conclusiones a las que se ha llegado tras el estudio realizado a la red de seguimiento son: